Articles

Antares lanza la nave de carga Cygnus a la ISS

ARCADIA, California – Un cohete Antares de Orbital ATK lanzó con éxito una nave de carga Cygnus a la Estación Espacial Internacional el 21 de mayo en una misión que puede ser el canto del cisne para la compañía como entidad independiente.

El Antares despegó de la plataforma 0A en el Mid-Atlantic Regional Spaceport en Wallops Island, Virginia, a las 4:44 a.m., hora del este, al final de su ventana de lanzamiento de cinco minutos. Los controladores trasladaron el lanzamiento desde el principio hasta el final de la ventana debido a las limitaciones meteorológicas, que se suavizaron a medida que avanzaba la cuenta atrás.

El cohete colocó la nave espacial Cygnus en órbita nueve minutos después del despegue, y la Cygnus desplegó sus conjuntos solares gemelos aproximadamente una hora después. Está previsto que la nave llegue a la ISS a principios del 24 de mayo.

“Ha sido un lanzamiento extraordinario, excepcional”, dijo Kirk Shireman, director del programa de la ISS de la NASA, en una sesión informativa posterior al lanzamiento. “Estoy muy satisfecho de cómo ha comenzado la misión y de cómo está progresando”.

La nave espacial Cygnus, bautizada por Orbital ATK como “S.S. J.R. Thompson” en honor al difunto ejecutivo de la compañía, lleva 3.350 kilogramos de carga para la ISS. Esto incluye una mezcla de hardware para la ISS, cargas útiles científicas y suministros para la tripulación.

Las cargas útiles científicas de la nave incluyen el Laboratorio de Átomos Fríos, un experimento que utiliza láseres para ralentizar los átomos hasta que estén casi inmóviles, enfriándolos a temperaturas muy por debajo de lo que es posible en la Tierra. Otro, el experimento de Tecnología de Extracción y Secuenciación de Biomoléculas, probará un equipo que permite una secuenciación más fácil del ADN que apoya la investigación de los efectos de los vuelos espaciales ingrávidos y de larga duración.

La NASA también planea utilizar la Cygnus para probar su capacidad de impulsar la órbita de la estación. El propulsor principal de la nave espacial realizará una quema al final de su estancia en la ISS, cambiando la velocidad orbital de la estación en 0,06 metros por segundo.

La prueba, dijo Shireman, pretende demostrar si Cygnus puede ser utilizado más tarde para volver a impulsar la estación o, eventualmente, desorbitarla al final de la vida de la estación. “Definitivamente nos abre opciones en el futuro”, dijo.

El lanzamiento podría ser el último de Orbital ATK como empresa independiente. Northrop Grumman anunció el pasado septiembre un acuerdo para adquirir Orbital ATK por 9.200 millones de dólares. Los ejecutivos de Northrop dijeron en abril que esperaban que el acuerdo se cerrara en la primera mitad de este año, una vez que recibiera la aprobación reglamentaria de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos. El próximo lanzamiento de Orbital, de una misión científica espacial de la NASA en un cohete Pegasus, está previsto para mediados de junio.

Los responsables de Orbital ATK dijeron que no esperan cambios en las operaciones de Antares o Cygnus una vez que se cierre la fusión. “Esperamos construir, probar y operar de la misma manera que lo hemos hecho antes”, dijo Frank DeMauro, vicepresidente y director general de la división de programas avanzados de Orbital ATK, en una sesión informativa previa al lanzamiento el 20 de mayo. “No espero ningún cambio en el futuro”.

Esta misión es la novena bajo el contrato original de Servicios de Reabastecimiento Comercial (CRS) de Orbital ATK con la NASA. Quedan dos misiones más bajo ese contrato, una prevista para finales de este año y la otra para principios de 2019. A continuación, la empresa pasará a su contrato de seguimiento CRS-2, que incluye al menos seis misiones Cygnus a partir de la segunda mitad de 2019.