Articles

Cómo compensar las 7 desventajas de los lugares de trabajo de alta tecnología

La tecnología en el lugar de trabajo ha revolucionado completamente la forma en que trabajamos, y en su mayor parte, eso ha sido algo bueno. Aunque hay algunas pruebas limitadas de lo contrario, la mayoría de las nuevas formas de tecnología nos ayudan a ser más productivos. Nos permiten conectarnos con otros profesionales de todo el mundo, aumentan la velocidad a la que podemos trabajar y comunicarnos, y abren mercados totalmente nuevos que explorar.

Sin embargo, los lugares de trabajo de alta tecnología también tienen algunos inconvenientes que hay que tener en cuenta; saber reconocer y sortear estos inconvenientes es cada vez más importante, ya que la tecnología impregna más áreas de nuestra vida laboral.

Entonces, ¿cuáles son las mayores desventajas de los lugares de trabajo de alta tecnología, y qué se puede hacer para mitigarlas?

Las desventajas

Estas son algunas de las mayores y más importantes desventajas de la abundante tecnología en el lugar de trabajo:

1. Hábitos sedentarios. La tecnología suele permitirnos dedicar menos tiempo a las tareas y esforzarnos menos en ellas, pero eso no siempre es bueno. La dependencia a largo plazo de la tecnología suele significar pasar la mayor parte de la jornada laboral sentado, con poco o ningún movimiento. Este estilo de vida sedentario, si no se contrarresta con el ejercicio regular, puede conducir a la obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes y una variedad de otras condiciones de salud física. Afortunadamente, esta desventaja es fácil de superar, con escritorios de pie, ejercicio periódico a lo largo del día y ejercicio vigoroso fuera del trabajo unas cuantas veces a la semana.

2. Distracción. Las distracciones también pueden ser un problema, especialmente ahora que la mayor parte del mundo está conectado a Internet de alta velocidad. Internet alberga contenidos y entretenimiento ilimitados, que nunca están a más de uno o dos clics de distancia, por lo que las distracciones pueden interferir incluso con la productividad del trabajador más dedicado. Puedes compensar esto estructurando tu día para incluir un tiempo designado para las distracciones, y bloqueando las distracciones por completo con plugins del navegador o desconectándote por completo.

3. Soledad. La tecnología es responsable, al menos en parte, del desarrollo de una epidemia de soledad, que ha hecho que la gente esté más aislada que nunca. Al poder comunicarse a través de una pantalla y trabajar desde casa, las interacciones interpersonales son escasas. Los lugares de trabajo pueden compensar esta situación organizando más eventos de creación de equipos y fomentando más interacciones cara a cara.

4. Entorno y cultura. Es deprimente estar encerrado en un cubículo, con la única compañía de una pantalla, ocho horas al día. La tecnología, si se utiliza de forma irresponsable, puede arruinar tu cultura de trabajo y hacer que tu entorno parezca estéril y poco satisfactorio. Puedes invertir esta tendencia invirtiendo más en la calidad de tu entorno de trabajo, incluyendo la mejora de la calidad del aire, poniendo música, mostrando obras de arte y haciendo que la gente se sienta parte de la cultura.

5. Coste. Estar al día con lo último y lo mejor de la tecnología puede resultar caro, incluso si acaba ahorrando dinero a largo plazo. Puede mitigar sus costes invirtiendo en equipos más usados, manteniéndose medio paso por detrás de los últimos ciclos de desarrollo tecnológico y permitiendo a sus empleados utilizar sus dispositivos personales.

6. Seguridad. Desgraciadamente, hay un inconveniente en esos dispositivos personales, así como en cualquier otro dispositivo o software que utilice para su empresa. Cualquier tipo de tecnología que utilices conlleva un riesgo, gracias a la frecuencia de los ciberataques a las pequeñas empresas; todos tus datos son, al menos, algo vulnerables. Para compensar este riesgo, tendrá que invertir en un mejor software e infraestructura de seguridad, emplear un equipo de TI con talento y mantener a sus empleados educados y actualizados en las mejores prácticas de ciberseguridad.

7. Formación y retención. También puede tener problemas para formar a los nuevos empleados en su tecnología o para retenerlos cuando cambie de sistema. Algunas tecnologías nuevas son complicadas y suponen un reto de aprendizaje para las personas que no están acostumbradas a un entorno de aprendizaje rápido. Las formas más fáciles de compensar esta desventaja son contratar a personas más flexibles y ser más flexible en su enfoque de la formación.

Encontrar el equilibrio

Ninguna de estas desventajas implica que la tecnología sea mala, o algo que deba evitarse. Más bien, ilustran que la tecnología no es una solución perfecta o completa para mejorar el rendimiento o las culturas del lugar de trabajo. Hay que trabajar para reconocer las dos caras de la integración tecnológica, y compensar las debilidades reales que puede aportar la tecnología.