Articles

Criar a un bebé como vegano

Por Helen Crawley

¿Qué es una dieta vegana?

Se suele definir a un vegano como alguien que sólo come una dieta basada en plantas. Los veganos evitan comer carne, pescado, leche, huevos y cualquier otro alimento o ingrediente que provenga de la matanza de un animal o de prácticas agrícolas que conduzcan a una muerte o sufrimiento innecesarios. Esto incluye, la miel y los alimentos que contienen ingredientes como la gelatina o las grasas animales, así como los aditivos de origen animal.

Los primeros seis meses

Es frecuente que las familias que deciden criar a su bebé con una dieta vegana opten por la lactancia materna, si pueden. Actualmente no hay fórmulas infantiles adecuadas para bebés veganos en el mercado en el Reino Unido – incluso si no contienen ingredientes de origen animal (por ejemplo, la fuente de proteína es de soja o de proteína vegetal hidrolizada), la vitamina D que se añade se habrá obtenido de la lanolina de lana de oveja. Los preparados a base de proteína de soja no deben administrarse a bebés menores de seis meses a menos que sea bajo supervisión médica.

La principal bebida láctea recomendada a lo largo del primer año del bebé es la leche materna, pero si las familias deciden utilizar un preparado para lactantes, se recomienda una primera fórmula a base de suero de leche (que no será vegana).

Los segundos seis meses

A partir de los seis meses, los bebés suelen estar preparados, desde el punto de vista del desarrollo, para recibir alimentos sólidos que complementen sus tomas de leche. Durante el primer año, la principal bebida láctea debe seguir siendo la leche materna o la de fórmula. La leche de soja enriquecida con calcio, las leches de frutos secos, la leche de avena o la leche de coco pueden utilizarse en la cocina (por ejemplo, para ablandar el puré de patatas o hacer salsas), pero no como bebida láctea principal del bebé.

Es importante no dar leche de arroz a los menores de cinco años, ya que se ha demostrado que contiene trazas de arsénico, y superaría su ingesta diaria tolerable.

Alimentos que hay que ofrecer a partir de los seis meses

Si piensas criar a tu bebé o niño con una dieta vegana, debes asegurarte de que recibe una amplia variedad de alimentos que le aporten la energía y las vitaminas que necesita para crecer. Consulta con tu visitador médico los suplementos vitamínicos recomendados para el primer año de vida: recomendamos que todos los bebés amamantados reciban un suplemento de vitaminas A, C y D a partir de los seis meses, pero los bebés veganos también pueden beneficiarse de un suplemento de yodo y vitamina B12.

Los primeros alimentos para los bebés veganos deben incluir verduras, patatas, alimentos a base de cereales (como polenta, gachas, cebada perlada, quinoa, mijo), legumbres, tofu, frutos secos molidos y semillas y frutas.

La proteína es necesaria para el crecimiento y para mantener y reparar los tejidos del cuerpo, así como para producir enzimas que controlan muchas funciones corporales. Los bebés veganos necesitan una buena variedad de alimentos proteicos, como guisantes, alubias, lentejas, soja, tofu, yogur de soja, mantequillas de frutos secos y semillas, así como alimentos con cereales y granos. Las legumbres son muy buenos primeros alimentos para ofrecer porque se pueden triturar fácilmente y proporcionan una gran variedad de sabores y texturas.

Otros nutrientes importantes a tener en cuenta

El hierro es esencial para muchas funciones corporales; es importante que los bebés reciban cantidades adecuadas durante los segundos seis meses para evitar una deficiencia de hierro. Esto puede provocar una menor resistencia a las infecciones, pérdida de apetito y anemia ferropénica en los primeros años, lo que puede repercutir en el rendimiento intelectual y el comportamiento de los niños. Es importante ofrecer una buena variedad de alimentos que contengan hierro, tan pronto como se introduzcan los alimentos sólidos.

Las fuentes veganas de hierro son: los cereales integrales, las legumbres (como los guisantes, las alubias y las lentejas), los frutos secos, las verduras de hoja verde, el tofu, los frutos secos y los cereales de desayuno enriquecidos (si estos cereales también están enriquecidos con vitamina D, recuerde comprobar que la fuente es aceptable para los veganos).

Puede ser difícil introducir suficiente hierro en una dieta vegana, y si un bebé tiene poco apetito, las familias deben buscar asesoramiento sobre los tipos de alimentos fortificados que pueden introducir a medida que aumenta la ingesta de alimentos. La absorción del hierro puede mejorar si se consumen al mismo tiempo alimentos o bebidas ricos en vitamina C. El hierro de origen vegetal es menos biodisponible (lo que significa que el cuerpo no puede absorberlo tan fácilmente) que el de origen animal, por lo que todo lo que se pueda hacer para mejorar su absorción, mejor.

El zinc es necesario para el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo: desempeña un papel importante en el metabolismo de los macronutrientes (como las proteínas, las grasas, los hidratos de carbono, etc.), la salud inmunológica, la utilización de la vitamina A y la cicatrización de heridas. Al igual que el hierro, el zinc de origen vegetal es menos biodisponible que el zinc de origen animal, por lo que es importante asegurarse de que los niños veganos consuman diariamente alimentos ricos en zinc. Entre ellos se encuentran las legumbres, los cereales integrales, el germen de trigo, el tofu, las semillas y las mantequillas de frutos secos.

Las necesidades de calcio de los niños son mucho mayores que las de los adultos para la formación y el mantenimiento de los huesos y los dientes, para la salud del sistema nervioso y la función muscular, entre otras. La mayoría de los niños obtienen la mayor parte del calcio de la leche materna o de la leche de fórmula, pero es importante que los niños veganos se acostumbren a consumir buenas fuentes de calcio no lácteas en su dieta. Entre ellas se encuentran las leches de soja, almendra, avena o coco enriquecidas con calcio, el tofu, las verduras de hoja verde, las legumbres, las almendras molidas, el tahini, los higos y las semillas, así como los alimentos a base de cereales.

El yodo es esencial para la función de la glándula tiroides, que regula el metabolismo del cuerpo (afectando al ritmo cardíaco, la temperatura corporal y la forma en que el cuerpo utiliza la energía de los alimentos) y también es importante para el desarrollo del cerebro. Hay pocas fuentes vegetales buenas de yodo y se puede aconsejar a las familias que ofrezcan un suplemento mientras los bebés y los niños pequeños se acostumbran a las diferentes fuentes de alimentos. Hay algo de yodo en los cereales, los frutos secos y algunas verduras, pero la cantidad puede ser variable. Es importante tener en cuenta que la elevada cantidad de yodo que se encuentra en algunos vegetales marinos, como las algas, puede ser perjudicial. Los veganos deberían utilizar sólo una pequeña cantidad de vegetales marinos que se sabe que tienen un contenido constante de yodo, por ejemplo: nori, wakame y arame. Muchas bebidas lácteas de origen vegetal están fortificadas con yodo y pueden ser útiles para cocinar.

La vitamina B2, o riboflavina, es especialmente importante para el cerebro y el sistema nervioso, así como para nuestro metabolismo. En el Reino Unido, la mayor parte de la riboflavina se obtiene de los productos lácteos y, por lo tanto, los niños veganos deben asegurarse de tener una buena variedad de fuentes alternativas, como el germen de trigo, la levadura nutricional, las legumbres, la mantequilla de almendras o las almendras molidas, los aguacates, las setas y las verduras de hoja verde. La mayoría de las leches no lácteas fortificadas con calcio, como la de frutos secos o la de soja, contienen riboflavina: sólo 300 ml de leche no láctea fortificada sin azúcar proporcionan el 80% de la riboflavina diaria que necesita un niño de 1 a 4 años.

La vitamina B12 es necesaria para la síntesis de proteínas, la producción de glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso. Su carencia puede provocar la pérdida de energía y de apetito. La vitamina B12 se encuentra casi exclusivamente en los productos animales; las únicas fuentes buenas para los niños veganos son las que están fortificadas con vitamina B12. El extracto de levadura también es una buena fuente de vitamina B12 y algunas pastas para untar sin lácteos están fortificadas. La levadura nutricional fortificada con vitamina B12 puede ser un útil sustituto del queso en las recetas.

Es posible que un bebé obtenga todos los nutrientes que necesita de una dieta vegana buena y variada y de la leche materna, pero también es importante tomar los suplementos recomendados por tu visitador médico. Sin embargo, el primer año de vida es una oportunidad importante para introducir una amplia gama de alimentos, y cuando el bebé llegue a los 12 meses dependerá de los alimentos para obtener la mayor parte de su energía y nutrientes.

Para obtener más consejos e información útiles, visita:

www.firststepsnutrition.org/