Articles

Diagnóstico y tratamiento de la anemia inexplicable con deficiencia de hierro sin hemorragia manifiesta

Se ofrece una visión general de las causas de la anemia con deficiencia de hierro, así como la patogénesis de la anemia y el diagnóstico para-clínico de la anemia. La anemia con deficiencia de hierro pero sin hemorragia gastrointestinal manifiesta se asocia a un riesgo de enfermedad maligna del tracto gastrointestinal; el cáncer del tracto gastrointestinal superior es 1/7 tan frecuente como el cáncer de colon. Las causas gastrointestinales benignas de anemia son la malabsorción de hierro (gastritis atrófica, enfermedad celíaca, inflamación crónica y cirugía bariátrica) y la pérdida crónica de sangre debida a ulceraciones gastrointestinales. Se recomienda la siguiente estrategia diagnóstica para la anemia inexplicable con deficiencia de hierro: realizar un cribado serológico de la enfermedad celíaca con anticuerpos transglutaminasa (tipo IgA) y pruebas de IgA y realizar una endoscopia bidireccional (gastroscopia y colonoscopia). La endoscopia bidireccional no es necesaria en mujeres premenopáusicas < 40 años de edad. La investigación del intestino delgado (endoscopia con cápsula, TAC o enterografía con RMN) no se recomienda de forma rutinaria después de una endoscopia bidireccional negativa, pero debe realizarse si hay señales de alarma que indiquen una enfermedad maligna o inflamatoria del intestino delgado (por ejemplo, pérdida de peso involuntaria, dolor abdominal o aumento de la PCR). Debe iniciarse el tratamiento específico de cualquier causa de anemia con deficiencia de hierro encontrada en la evaluación diagnóstica. Además, debe administrarse un suplemento de hierro, con el objetivo de normalizar los niveles de hemoglobina y reponer las reservas de hierro. Se recomienda el tratamiento oral con una dosis diaria de 100-200 mg de hierro elemental (dosis más baja si hay efectos secundarios), pero a menudo se requieren de 3 a 6 meses de terapia de hierro oral para lograr los objetivos terapéuticos. La terapia de hierro intravenoso se utiliza si el tratamiento oral carece de eficacia o causa efectos secundarios o en presencia de malabsorción intestinal o inflamación prolongada. Se ofrecen tres algoritmos para las siguientes condiciones: a) el diagnóstico paraclínico de la anemia con deficiencia de hierro; b) el diagnóstico de la anemia inexplicable con deficiencia de hierro sin hemorragia manifiesta; y c) cómo proceder tras una endoscopia bidireccional negativa del tracto gastrointestinal.