Articles

¿Por qué las uñas de mi gato no se retraen?

¿Las uñas de su gato son demasiado largas y no puede retraerlas? Este es un problema común para los gatos y sus propietarios. Sin embargo, hay una solución sencilla.

¿Por qué no se retraen las uñas de mi gato? El problema puede ser una enfermedad, un traumatismo o una infección. También puede ser la vejez. Comprar un mueble rascador para gatos le ayudará a desgastar sus uñas. No corte las uñas de su gato porque hay nervios y vasos sanguíneos que las atraviesan. Si el problema no desaparece, lleve a su gato al veterinario.

Si el problema es una infección, pueden ser necesarios antibióticos. Y el traumatismo desaparece con el tiempo. Por lo tanto, este no es un problema que requiera una amplia asistencia médica.

Los problemas de garras del gato son malos por dos razones. Uno, pueden causar a su gato una cantidad significativa de dolor. Las garras de un gato están llenas de nervios, así que cuando están demasiado largas, su gato puede sentirlo. Normalmente se desgastan las garras por sí solas, pero tu gato no siempre puede hacerlo.

Dos, los problemas si no se tratan pueden perjudicar seriamente la movilidad de tu gato. Aunque puede ser capaz de rectificar el problema en casa, y puede haber múltiples guías en línea que le dicen cómo abordar el problema sin la ayuda de un veterinario, busque un profesional de todos modos. A pesar de lo que te quieran hacer creer, son criaturas delicadas y un mal movimiento con el cortaúñas podría hacerle a tu gato más daño que bien.

El papel esencial de las uñas de tu gato

problemas de uñas de los gatos
Los problemas de uñas de los gatos les impiden hacer las cosas que les gustan, como trepar. Imagen de

Las garras de su gato fueron hechas para servir a muchos propósitos en la naturaleza, puede que no utilicen sus garras para todos esos propósitos como los animales domesticados, pero las garras de un gato son esenciales para su movilidad. Las garras de un gato les permiten trepar por las vallas, escalar árboles, les ayudan a mantener el agarre y a atrapar presas. Su gato también utilizará sus garras para ocultar su olor de los depredadores rascando la suciedad para cubrir el lugar donde ha defecado u orinado.

Se dará cuenta de que su gato pasa una cantidad significativa de su tiempo durante sus rutinas de aseo atendiendo a sus garras para mantenerlas impecables y en buen estado. Esto se debe a que incluso los gatos de interior saben lo cruciales que son sus garras para ellos. Si un gato no puede retraer las garras, se sentirá molesto. El acicalamiento también se debe al instinto; tiene sentido para mantener a raya enfermedades que podrían tener graves implicaciones sistémicas.

Aunque los problemas de uñas de los gatos no sean uno de los problemas más comunes a los que se enfrentan los veterinarios, sí que se producen trastornos. Es vital que se aborden los problemas con prontitud cuando se produzcan. Hay signos a los que hay que prestar atención que indicarán si su gato necesita tratamiento de inmediato.

Problemas de uñas del gato: Entender el problema

Para entender los problemas de garras de los gatos, primero hay que entender las garras de los gatos. Su estructura no es muy diferente a la de las uñas de las manos y los pies de los humanos. Están hechas de queratina y recubiertas de una fina vaina que se compone de queratina “muerta”. En el centro de la uña se encuentra el suministro de sangre, que también se denomina “rápido”. La uña crece fuera de las almohadillas del gato, las uñas deberían ser capaces de proyectarse y retraerse a voluntad de su gato.

Generalmente, cuando su gato está relajado o durmiendo, las uñas deberían estar en posición retraída. Esto significa que deben descansar cómodamente en las patas, sujetas por un tejido conocido como ligamentos dorsales. Cuando su gato quiera soltar las garras, lo hará contrayendo un músculo llamado “flexor digital”. El flexor digital es un músculo lo suficientemente fuerte como para vencer la resistencia del ligamento dorsal hasta que su gato desee retraer sus garras de nuevo. Esto se hace simplemente relajando el músculo flexor digital.

Como puede imaginar, con un mecanismo de proyección y retracción relativamente complejo, las garras de su gato pueden sufrir una serie de problemas. Su gato normalmente le hará saber si está experimentando molestias al estar inusualmente inactivo y tranquilo durante unos días. Sin embargo, todos los gatos responden al dolor de diferentes maneras, algunos gatos pueden elegir ser excesivamente ruidosos sobre sus problemas de garras.

Puede que no haya signos físicos obvios en los primeros días de los problemas de garras del gato. Sin embargo, su gato puede empezar a hacerle saber que cojea y se muestra reacio a colocar la pata afectada en el suelo, o se lame excesivamente las patas.

¿Por qué no se retraen las garras de mi gato?

Causa 1: Enfermedad o infección

Las garras de su gato son tan susceptibles como cualquier otra parte del cuerpo a las infecciones bacterianas, víricas y fúngicas. Teniendo en cuenta que las uñas de su gato permanecen en contacto constante con el suelo y con todas las bacterias que pueden permanecer en él, no debería sorprender que sus dedos puedan infectarse. La mayoría de las infecciones bacterianas, víricas y fúngicas pueden tratarse con un simple tratamiento de antibióticos a corto plazo. Sin embargo, los problemas de las uñas de los gatos también pueden tener causas más graves, como los trastornos autoinmunes y los tumores.

El problema médico más común que tienen los gatos cuando se trata de sus uñas es una condición llamada “paroniquia”, que es una enfermedad inflamatoria que afecta específicamente a los lechos de las uñas. Esta condición suele ser el resultado de una infección bacteriana y afecta a una o más garras al mismo tiempo. Además de la inflamación, es posible que notes que sale pus del lecho ungueal de tu gato. El pus se volverá espeso y de color marrón con el tiempo. La buena noticia es que esta enfermedad se puede tratar con un simple tratamiento de antibióticos. Si el trastorno de las uñas persiste después del tratamiento, su gato puede estar sufriendo de tiña.

Causa 2: Edad

La edad avanzada también puede ser la causa de los problemas de las uñas de su gato. Los gatos mayores tienden a experimentar problemas ya que sus garras se vuelven más gruesas y frágiles. Sin embargo, los gatos más jóvenes, especialmente los gatitos, no están exentos de problemas con las uñas. Su naturaleza enérgica puede hacer que sea demasiado fácil para ellos causarse una lesión. Lamentablemente, no se puede hacer nada para evitar que los gatitos sean juguetones. Sin embargo, es importante comprender la gravedad de los problemas de uñas. Deberán ser tratados de inmediato o, al menos, ser examinados por el veterinario. Nadie dijo nunca que ser padre de un gatito fuera fácil!

Causa 3: Traumatismos

Problemas de garras de los gatos
Creemos que alguien puede estar pidiendo una manicura. Imagen de Wikimedia

Ya sea por meterse en una pelea con otro animal, por pasar por debajo de tus pies, por quedarse con las uñas atrapadas en el interior o por estar involucrado en accidentes de tráfico, es seguro decir que hay muchas formas en las que tu gato podría lesionarse las uñas por un traumatismo. Su gato también podría sufrir un traumatismo en las almohadillas o en las uñas por quemaduras químicas, quemaduras térmicas y congelación. En estos casos, las causas son rápidas de identificar. Un gato no puede retraer las garras cuando hay un impedimento físico que se lo impide.

Los gatos son, por lo general, criaturas resistentes y su pelaje hace un buen trabajo cuando se trata de ocultar sus lesiones, así que si sospecha que su gato se ha lesionado, póngase en contacto con su veterinario inmediatamente.

Qué hacer cuando su gato no puede retraer las garras

Opción 1: invertir en muebles para arañar gatos

Si alguna vez se ha preguntado por qué su gato pasa tanto tiempo arañando prácticamente todo lo que puede clavar sus garras. Es importante tener en cuenta que no se están portando mal o destruyendo sus queridos muebles porque sí. Los gatos se dedican a la actividad de arañar para mantener los músculos de sus garras y mantenerlos sanos y fuertes. Esta actividad también ayudará a su gato a mantener sus garras afiladas y a eliminar las partes romas y muertas de sus uñas, también conocidas como vainas. Por lo tanto, siempre es importante, sobre todo en el caso de los gatos de interior, proporcionarles un servicio áspero en el que puedan mantener sus uñas. Si su gato no parece interesado en los postes de rascado tradicionales, siempre puede optar por las alfombras de rascado. Hemos cubierto todo lo que necesitas saber sobre los postes de rascado aquí en nuestra guía de expertos.

Opción 2: Cortar las uñas de tu gato

Cortar las uñas de un gato nunca ha sido el trabajo más fácil del mundo, de hecho, probablemente es suficiente para hacer que desees tener un pez en su lugar. Pero, la buena noticia es que los gatos generalmente se encargan de desgastar sus uñas por sí mismos. Si su gato es un gato de interior y muestra poco interés en utilizar el mueble rascador que usted le ha proporcionado, esto puede convertirse en un problema. Algunos gatos pueden simplemente volverse apáticos al respecto.

Lo que la gente no sabe es que hay vasos sanguíneos que atraviesan el centro de la uña de un gato. Al cortarlos, el gato siente mucho dolor. Por lo tanto, es mejor no cortar las uñas de su gato, aunque la mayoría de la gente lo haga.

Opción 3: Ir al veterinario

problemas con las uñas de los gatos
¡Adquirir unos muebles para gatos para el hogar es una sabia precaución para no perder los muebles del jardín! Imagen de

Si has notado que las almohadillas, las uñas o los dedos de tu gato se han inflamado o enrojecido, ponte en contacto con tu veterinario de inmediato y no dudes en buscar tratamiento. Por lo general, la inflamación de los dedos de los pies puede indicar que su gato ha recibido algún tipo de traumatismo. Su veterinario querrá hacer una radiografía de los pies de su gato para examinar el alcance del daño. Cualquier signo obvio de inflamación o daño estará causando a su gato una cantidad significativa de dolor.

Para resumir

Asegúrese siempre de prestar atención a los lechos ungueales de su gato mientras lo acicala. Si su gato se lo permite, puede comprobar la salud de las uñas de su gato tomando su pata en su banda y apretando suavemente la almohadilla para proyectar la garra. Debes buscar cualquier signo de inflamación, suciedad, mucosidad o sangre. Cualquier secreción es un claro signo de infección que requerirá una visita al veterinario. Los problemas de uñas del gato suelen resolverse con bastante facilidad.